Nuestra Historia

Presentación Institucional.

En el año 1989, nuestro establecimiento comienza sus actividades educativas. Denominado en su origen como colegio CECAL, Centro de Estudios y Capacitación Laboral, su objetivo central consistía en entregar educación gratuita a una población escolar proveniente de diversos sectores de nuestra región, propiciando la no discriminación y promoviendo el desarrollo individual y social de los estudiantes, potenciando la formación integral y los espacios de participación con la comunidad.
En su inicio, nuestro colegio contó con cursos desde séptimo básico hasta enseñanza media. Nuestra meta inmediata, apuntaba a dar respuesta a niños y jóvenes que habían desertado del sistema educacional debido a dificultades de su contexto social y familiar. Por ello, entregar una propuesta en la formación técnico profesional se presentó como una alternativa para que los jóvenes egresados pudiesen incorporarse y desenvolverse de manera exitosa en el mundo laboral. Las carreras que se implementaron fueron: electromecánica, diseño gráfico y productos de la madera.
A los dos años, la institución abordó la necesidad de completar los estudios básicos y medios de personas adultas que aún no completaban su proceso de escolarización, incorporando clases en jornada vespertina en el colegio. Además, se impulsó un programa de nivelación de educación básica y media en diversas sedes sociales y comunitarias. Este último proyecto resultaba ser una actividad de gran innovación educativa, que acercaba los estudios a diversos sectores de las comunas de la región, las más de las veces a sectores donde no existían alternativas de estudio, lo que facilitaba el acceso a poblaciones desprovistas de oportunidades educativas concretas cercanas a su domicilio. Este proyecto acompañó, además de la nivelación de estudios básicos y medios, de capacitación técnica elemental en áreas como: repostería, primeros auxilios, arreglos de electrodomésticos, gasfitería, peluquería e instalaciones eléctricas domiciliarias.
En los años sucesivos, nuestro colegio fue ampliando su oferta educativa, abarcando la educación parvularia, educación básica, educación media técnico profesional, educación medio científico-humanista y educación básica y media de adultos.
En el año 2007, nuestro establecimiento educacional cambia de nombre a Colegio BORDEMAR, manteniendo los principios formativos y fortaleciendo el proyecto educativo institucional.
Este cambio se produce, entre otras cosas, por la necesidad de pensar los nuevos desafíos de la educación en nuestro país. Desde el interés por la cobertura de principios de los años ´90, esto es, que todas las personas tuvieran acceso a la educación, se pasa a la preocupación en torno a la calidad de la misma, considerando sus múltiples dimensiones. Esta reflexión emerge desde diferentes estudios y actores, que observan la calidad y equidad de los contextos y resultados de aprendizaje del sistema escolar como los temas fundamentales para abordar en los años venideros (OECD).
Además, particularmente a partir de la denominada “Revolución Pingüina” en el año 2006, la educación comienza a visibilizarse como un constructo social, donde la ciudadanía le asigna un peso al reconocer de manera más explícita que afecta al bienestar de la personas y, por tanto, se requiere colocar el tema de la calidad de la educación en el centro de la reflexión del último tiempo.
El desafío se dirige, por tanto -para nuestra historia como colegio y la reflexión de nuestro proyecto educativo institucional-, a construir una educación de calidad, sustentando este concepto a partir de una mirada integral y amplia.
Actualmente nuestro colegio entrega un servicio gratuito de educación en cursos que van de pre-kinder a 4° año medio. En enseñanza media optan por una de las dos posibles alternativas: educación Técnico profesional, cursando la carrera de electricidad desde 3° medio; o científico humanista, donde reciben formación diferenciada en una de esas áreas, principalmente pensando en la prosecución de estudios superiores. Además, se continúa con la educación de jóvenes y adultos (EDJA) en la modalidad de dos años en uno, en jornada vespertina, tanto en la sede central del colegio como en diversas sedes vecinales de la provincia.
La población estudiantil en el año 2015 supera los 800 estudiantes, un poco más de 500 niños y niñas de la educación regular, y alrededor de 300 jóvenes y adultos en los programas de nivelación de estudios.
Los nuevos desafíos y cambios en la comprensión de la educación, han impulsado a mirar de manera integral el proceso formativo de los niños/as y jóvenes del colegio. Por ello, se ha ampliado el equipo profesional que implementa los planes de trabajo. Hoy disponemos de un equipo que responde al ámbito de la gestión curricular y también al ámbito del desarrollo de la convivencia escolar. De este modo, además del cuerpo docente que imparte las clases lectivas y de un equipo técnico pedagógico, el colegio cuenta con dos coordinadores de convivencia (básica y media), de una orientadora, dos educadoras diferenciales, dos asistentes sociales y una psicóloga.
Nuestra institución adhiere a los esfuerzos por construir una educación de calidad, entendiendo ésta como una formación que promueve desarrollo integral de los estudiantes, comprometida con la diversidad y la buena convivencia.